lunes, 19 de septiembre de 2016

Ruido metálico

Eran las diez de la noche, yo ya estaba metida en cama cuando de repente sonó un ruido extraño. Me encogí. Miré con recelo todo mi alrededor y lo único que pude ver fueron las sombras que hacían los árboles del jardín por mi ventana en la pared. No sabía muy bien cómo interpretarlo. Quería creer que sólo fueran hojas moviéndose. Pero a cada crujido, menor yo era.

Era extraño. Parecía como si alguien estuviese tocando la batería con los instrumentos de cocina o como si cada dos por tres se tropezase con ellos. Sin embargo, me asomé al pasillo desde mi habitación y lo primero a donde miré fue la cocina esperando encontrarme una sombra ahogando a alguien. No había nada. Sólo silencio. Parecía que todo sucedía en el momento en que menos lo esperaba.
No había nadie en casa, esa noche mis padres se habían ido a llevar a mi hermano de acampada y prefirieron dormir por ahí.

Tenía miedo y el pánico me paralizó por unos instantes. No sabía cómo actuar y decidí salir de casa para pedir ayuda. Bajé las escaleras con mucho cuidado para no hacer ruido. Pero mirase a donde mirase siempre aparecía las hojas del árbol de mi ventana moviéndose y con ella, el ruido que me hizo encogerme de pies a cabeza con el edredón de mi cama. Poco a poco, me fui volviendo loca y ya no sabía si lo escuchaba de verdad o todo lo que veía sucedía en mi cabeza.

Llamé casi sin respiración a mi madre, pero no lo cogió nadie. Cada segundo que pasaba se aceleraban mis latidos. No podía más. Miré con la esperanza de ver a alguien y esconderme lo más rápido posible para estar a salvo sin sentirme idiota por correr y huir de la nada.

No había nadie, pero la escena se repetía continuamente. Parecía haber entrado en bucle. Ya no sabía si el ruido era antes o después que la imagen de la sombra formada en la pared, lo único que supe es que venían de la mano.

Salí corriendo casi a gritos de mi escondite, pero sin ni siquiera saber cómo volví una y otra vez allí. Era un bucle. Quería despertar de aquella pesadilla. Quería que llegasen ya mis padres. Tenía tanto miedo que me volví a la cama, pero allí seguía. De pie, sin dar crédito a lo que estaba viviendo en ese momento.


Desperté.

La escena se repetía continuamente en mi cabeza. No podía creer lo que había soñado. Era un sueño casi real. Me desperté de un salto y con la respiración agitada, no podía parar de pensar en todo aquello. A partir de ese día no fui capaz de dormir con la luz apagada y la ventana abierta para que corriese el aire.

No hay comentarios:

Publicar un comentario