viernes, 8 de julio de 2016

¿Quién soy yo? (Parte 1)

Hace ya varios días que me he levantado cuestionándome muy seriamente una pregunta que, a decir verdad, me quita el sueño. Puede ser lo más estúpido para cualquiera porque supongo y me juego lo que quieras a que su respuesta sería su nombre, profesión, aficiones y poco más. En cambio, puede parecer que me esté comiendo más de lo normal la cabeza y sólo por intentar responder al título de esta entrada lo más concreto posible.

Sin embargo, muchos me intentan definir en una sola palabra o me miran y ya creen conocerme cuando, prácticamente, llevo toda mi vida haciéndome esta pregunta porque ni siquiera yo sé quién soy. Sí, puede parecer estúpido estar esperando encontrar una respuesta con la que me quede satisfecha de haber encontrado la solución a "mi problema" e incluso, aún más no haberla encontrado a lo largo de mis cortos años, y no tan cortos. Llámame idiota pero…

¿Para quién?

¿Para la ciencia, la biología, la medicina? Un organismo formado de células. ¿Para la política, el Ayuntamiento? Una ciudadana más de la ciudad, ilusa, incrédula de la propaganda electoral de cada partido. ¿Para mis profesores? Una alumna de sus clases, a quien corregir trabajos, exámenes y aclarar sus dudas. Quien aspira, aunque desde fuera, a conocer el mundo de la publicidad desde dentro, o eso cree ella. ¿Para mis padres? Una hija, de quien esperan lo mejor y supongo que al igual que cualquier hijo para sus padres, para quien soy la mejor en todo lo que hago y me gusta hacer, con la intención de buscar mi felicidad.

No sé. Supongo que me quedo un millón de preguntas sin responder pero también te podría hablar de mis aficiones, gustos y amistades como de lo que odio y no hago o de lo que odio pero tengo que hacerlo porque esa es mi obligación. También podría nombrarte a todas las personas a quien debo dar gracias por confiar en mí y hoy pueda decir que soy quien soy intentando cada vez ser mejor que ayer. Como tampoco me quedo sin mencionar a mis "enemigos" porque en cierta medida también debo dar gracias a ellos para saber al menos quién no quiero ser en mi vida.

Sin embargo, de todas las preguntas que me dejo en el tintero hay sólo una que me quita el sueño, por ser la más difícil de responder. Quizás sea la "poca experiencia" para unos; o la "falta de autoestima" de otros. También podría ser excusa eso de que nunca ha sido fácil hablar de uno mismo sin que te digan lo creído o ególatra que eres, sin ni siquiera estar a centímetros de la realidad.
Entonces…


Para mí, ¿quién soy yo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario