domingo, 17 de abril de 2016

Recuerdo fugaz

Tengo la manía más tonta de buscarte en cada licor, té o cualquier otra bebida que me permita olvidar el motivo por el que lloro.
Y es curioso… porque, cuanto más bebo más me duele.
Más me acuerdo de ti.
No puedo entrar a un pub o incluso pasar de largo, si antes no he leído cada tipo de bebida que me ofrece.
Que, cada cual, lleva una parte de ti.
El té rojo Pu Erh sabe a las disputas de ambos.
El té verde y blanco me recuerda a tu voz,
mientras que el negro a nuestro lugar de encuentro.
Aunque, sólo lo conozca yo.
Aunque, fuese allí en donde sueño estar contigo.
Aunque, sólo sea real cuando estoy dormida.
El té rojo Rooibos me sabe a tus besos y abrazos entre las horas de sueños.
Y, mientras todos, deciden qué beber,
cabizbaja, y con lágrimas en los ojos, salgo del pub,
recordando la conversación que he tenido con el camarero,
y contigo, al mirarle a los ojos.
Como suelo mirar a todo el mundo, esperando a verte solamente a ti.


- Perdona, ¿deseas algo?
- Sí. Un "te quiero"
- Lo siento, pero ya no nos quedan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario