viernes, 29 de abril de 2016

Cristianismo

Antes de nada, respeto a todo el mundo tenga las ideas que tenga, siempre y cuando no vaya en contra de nadie (y lo suyo sería que se respeten las mías). Ni creo ni dejo de creer en la existencia de un dios, y, en cualquier caso, no veo inconveniente en respetar los ideales de quien no piensa como yo. Que sí, que está muy bien que tú creas en ellos, pero no me impongas a mí que también lo haga si yo no estoy de acuerdo o no me convencen tus argumentos. Que lo hagas tú no significa que, indudablemente, lo tenga que hacer yo también. Ni siquiera que sea verdad, sino que para ti es cierto. En cambio, para mí, tan sólo es una superstición más como, puede ser, cruzarse con un gato negro por la noche, tirar el salero sobre la mesa y que se vierta la sal o pasar por debajo de una escalera que forma un triángulo isósceles con la pared en la que se apoya. La religión, suerte, azar, destino... tan sólo son "casualidades" de la propia vida, y ésta, tan sólo depende de ti mismo. No existen. Es el esfuerzo, ilusión y el empeño que le pongas en aquello que hagas para conseguir lo que quieres. Al igual que, he podido escuchar a gente decir que no cree en dios y, sin embargo, se asustan al ver a un gato negro por la noche o se excusas del mal olor tras pisar una mierda con que eso trae buena suerte. Negar lo uno para afirmar la buena o mala suerte, para mi criterio, no tiene sentido.

Ni soy creyente, ni soy ateo… como bien he dicho antes. Me considero agnóstica, y sí, con el tiempo me he ido dando cuenta de cuáles eran mis verdaderos ideales. Al igual que en la política, en la cual no estoy de acuerdo al 100% de los ideales de un mismo partido, y pienso que se pueden tener ideas tanto de izquierda como de derecha; no estoy de acuerdo en la manera que tienen de enseñar la religión. Sí, he asistido durante toda mi etapa en el instituto a clase de religión pero, también, advierto que las clases estaban más enfocadas desde un punto antropológico que dogmático. Sean cuales sean las circunstancias de las que se partan, por el simple hecho de no matar a un ser vivo, dicen no al aborto. Que, dicen sí al amor pero luego reprimen el matrimonio homosexual; tengo entendido que, un feto no se considera un ser vivo hasta los tres meses de embrión. Y no por ser creyente tengo que, anteponer mi creencia a mi propia vida. Aquí, también, hago alusión al fanatismo (al fin y al cabo, la propia religión se podría considerar una más) extremo de ciertos grupos de música, cantante o demás profesionales que se tienen que ir acostumbrando a vivir con ello.

Por último, que también he visto a ateos intentando convencer a una persona que cree en Dios y, ahora pregunto yo, ¿el ateísmo no consiste en eso mismo, siendo así una religión libre de leyes y normas? Porque, según su comportamiento no concuerda con dicha definición. Al fin y al cabo, el ateísmo es una religión más en la que la creencia tiende a ir hacia la no existencia de los dioses, no por ello significa que sea cierto. Ni deje de serlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario